EL UNIVERSO CUÁNTICO Y LA FILOSOFÍA DE ORIENTE.

En el cuerpo, recibimos la información por vías nerviosas que reciben el nombre de neuronas aferentes, en cambio, cuando el impulso nervioso se transmite de dentro a fuera, se les denomina vías o neuronas eferentes.
 

Mi profesora de Yoga siempre me decía que existe una cantidad descompensada en el números de vías. Por ejemplo, si vemos que un mosquito se acerca a nuestro ojo, lo ideal es cerrar el párpado, algo que hacemos sin pensar y de forma automática. Un estímulo, una reacción. Pero la realidad no es así. Por cada 5 vías aferentes, tenemos 50 vías eferentes. Por cada información que nos llega de fuera a nuestro interior, nosotros la multiplicamos por 10 y la emitimos de dentro a fuera. Mi profesora explica esto diciendo que el universo es subjetivo. El universo es subjetivo... y luego, con aire intrigante me decía: algo de todo esto nos enseña la física cuántica. El universo es subjetivo y nos lo demuestra la física cuántica.

Por lo que sé, la física cuántica es una física de cosas muy pequeñas, de átomos. Y esta nos dice que hay partículas que se comportan como partículas (algo lógico) y también como ondas. Se comporta como materia y como energía... Esto es algo difícil de entender. Si por ejemplo lanzamos una pelota a la pared, esta simplemente rebota. Pero a nivel atómico, si lanzamos un electrón contra una pared, este choca y traspasa la pared a la vez. Cuando rebota es materia y cuando traspasa la pared, es únicamente energía. Quizá eso ya es bastante asombroso y quizá incomprensible para nuestra mente lógica, pero es más aun que ese electrón cambia según lo veamos nosotros...  Por ejemplo, si para nosotros un electrón es materia, cuando lo veamos con la idea preconcebida de que es materia, este se comportará como materia. En cambio, si miramos al electrón como onda, este se comporta como energía... su estado será o, se comportará, según el observador.

Bueno, todo esto es supersimplificado y probablemente algún físico pensará que es tan simplificado que es erróneo... en fin... siempre pueden comentar lo que sea.


Lo que vengo a decir con todo esto es que la realidad, a escala pequeña y en fuerzas sutiles es manejable según nuestro subconsciente... Pero es que la realidad grande, la que vemos con nuestros ojos, está formada de muchas cosas pequeñas y de muchas fuerzas sutiles. Ya sé que esto suena a autoayuda para un best seller, pero la física lo demuestra y según dice, nuestros pensamientos cambian el entorno.

Los bábanas  (o como se escriba) de las que ya hablamos en la anterior entrada eran aquellos pensamientos o ideas que queremos conseguir en nosotros y fuera de nosotros y que introducimos en estados de relajación. Son semillas que van emergiendo y poco a poco crecen y florecen. Es una forma que nos ofrece el milenario yoga para conseguir ese puntito de subjetividad en el mundo... algo que la física cuántica nos demuestra ahora de forma científica.

También conviene tener en cuenta nuestros pensamientos. Ahora sabemos que aquellos pensamientos negativos nos perjudican, no solo nuestro cuerpo (estrés, depresión, oxigenación deficiente, contracciones musculares, etc) sino que también influyen en nuestro entorno y lo pueden perjudicar.

1 comentario:

  1. Como reacción a tu escrito :) Digo que la práctica constante de meditación con mantras o cualquier clase de meditación crea un espacio entre esas reacciones a las que nuestro cuerpo suele automatizarse. Curiosamente ante esta saludable práctica corporal el cuerpo reacciona repeliendo la misma. Gracias a nuestra consciencia que tenemos capacidad de decidir si queremos o no reaccionar antes estos sublimes cambios en la energía. Lo mejor quizá sea rendirse ante ellos y aceptar cada una de esas reacciones por mas variados que sean nuestros juicios ante ellas hasta que estas desaparezcan.

    Un abrazo de oso.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...