EL SENTIRSE LASTIMADO Y LA CAUSA DEL SUFRIMIENTO.


Si nos detenemos, si paramos y miramos hacia dentro, aunque sea un corto instante, posiblemente nos demos cuenta de un sentimiento que compartimos todas las personas, un sentimiento que nos une como personas y que paradójicamente nos aísla. No es algo único nuestro, no es propio de nuestras persona como si tuviéramos un defecto o fuéramos especialmente desgraciados, es algo común, que todo el mundo padece... estoy hablando del sufrimiento, de la sensación de sentirse lastimado o quizá vulnerable.

Quizá algunos tengan capas y capas protectoras de rigidez emocional (y también física) que les impedirán ver este sentimiento interior. Quizá alguno, se pueda sentir afortunado en su vida, si se compara con otros menos afortunados, y deseche este sentimiento haciendo como que no existe. Pero la cuestión, lo importante, es que la sensación de sentirse lastimado, de vulnerabilidad existe, y todos intentamos escapar de alguna forma (las religiones, la felicidad prometida del consumismo, las actitudes destructivas, las drogas, los gurús, la identificación con un equipo de algún deportes, con la nación o la región, etc...) cualquier idea que aparte nuestro sufrimiento o que nos aporte cierto consuelo, nos sirve... aunque en el fondo sepamos que es inútil escapar de esto.

Si vemos este sentimiento, y vemos que no hay posibilidad de escapar de él de las formas anteriormente dichas. ¿quiere decir que no hay forma de hacerlo y que debemos vivir con este vacío?  

Hoy he escrito esto porque cuando he ido a comprar a la papelería, el perro del dueño, se me ha acercado y alegremente me ha saludado sin conocerme, luego se ha ido a regañadientes porque el amo se lo ha ordenado, y desde una esquina de la tienda me miraba ansioso esperando que le hiciera una señal juguetona. El perro, estaba inválido, no movía las patas traseras y tenía un pañal porque no era capaz de controlar la parte trasera de su cuerpo.... pero me llamó la atención que él no tenía la sensación de lastimado o de vulnerabilidad. Podía mantener su felicidad espontánea y natural aunque su situación era, para mis ojos, lastimosa.

Si un perro puede desprenderse de esa sensación ¿porqué las personas que somos mucho más inteligentes no pueden hacerlo? ¿quizá la inteligencia que tantos avances nos ofrece, tenga un defecto? ¿quizá la tengamos sobrevalorada? y si lo vemos, ¿por qué no cambiamos? probablemente, la raíz de estas necesidad de seguridad, de esta frustrada sensación, de sentirnos lastimados viene desde la infancia, y estamos tan condicionados por ella que no sabemos quitárnosla de encima. O quizá... en el fondo, no queremos...

Quizá únicamente queremos mantener nuestros pequeños placeres e ilusiones, unas cuantas satisfacciones que no nos obliguen a hacer algo que nos da terror, CAMBIAR. Básicamente queremos desechar la parte mala para quedarnos únicamente con la buena.  Ya decía buda a sus monjes cuando habló de sus 4 verdades: el deseo o "sed de vivir" acompañado de todas las pasiones y apegos. Ésta, oh monjes, es la Noble Verdad del Origen del Sufrimiento.





3 comentarios:

  1. ¡Oh, gracias Raul! :)
    Gracias por el recuerdo.
    Hemos olvidado que el sufrimiento es corporal... Tenemos miedo al los impulsos :)... Por ahí dicen que ¨el dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional¨...
    Creo estar de acuerdo con el condicinamiento, un gran entramado se sensación-emoción-pensamiento se agarra de nuestro ser de manera cotidiana, ¿o viceversa?
    No hay que olvidar que poseemos un cuerpo temporal y que nuestra vida es eterna. Realmente no puedo entender por qué nos hacemos tanto enredo, ¿caracterísitca apriori del humano? Solo hay que recordar la esencia, la fuente. Pero supongo , al menos para mí, que es complicado cuando no se crece con esa educación.. Tenemos que crear hábitos.... Un retiro espiritual.... Jajajaja
    Mucha salud hermanos!

    ResponderEliminar
  2. Hola,
    me planteo una pregunta, para ver que opináis...Cuando Krishnamurti habla de la superficialidad con respecto a que no te importaría si matasen a tu hijo, que la diferencia está en quererlos y sentir amor por ellos y por la comunidad, se me presenta la duda, que, en las filosofías budistas, se persigue el desapego total, incluyendo a las personas. Así que, si con el cambio incluyo una fuerte unión a las personas que me rodean, creo que no seremos felices, la empatía nos arrastrará a la felicidad.

    ¿Que opináis?¿Tenemos que ser empáticos y sufrir cuando sufre el de al lado?¿O el desapego implica no implicarse?

    Ten un buen día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sefora.

      Yo creo que Krishnamurti no dice que no te importe que maten a tu hijo... Pero más o menos, creo que entiendo la pregunta. Yo creo que en el desapego hay amor, y si hay amor no vas a querer que sufra un ser querido. La diferencia consiste en que si quitas el Ego, el interés que puede haber en la relación, la empatía es total. Ya que el Ego, nuestra experiencia es un filtro por el que vemos el mundo y por tanto, la empatía es más difícil que se produzca. Eso es lo que yo pienso.

      En fin, un saludo y gracias por comentar.

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...